Conciencia humanitaria en tiempos de pandemia.

Actualmente estamos frente a uno de los conflictos a nivel mundial de mayor relevancia en los aspectos económicos, políticos y sociales, derivados de una gran pandemia que tiene como origen el descubrimiento de un nuevo virus conocido como Covid-19. Más allá de tratar de analizar las cuestiones de higiene y salud, que por ende son importantes, también es necesario prestar atención en las acciones que como seres humanos debemos tomar en cuenta.


Como primer punto me gustaría enfatizar en las cuestiones morales y humanitarias, como seres humanos y que dentro de nuestro cuestionamiento intelectual debemos tomar en cuenta que no somos los “únicos” en sufrir los estragos de este tipo de contingencias, que es necesario tomar conciencia hasta en las cuestiones más mínimas, como lo es, la compra de víveres para supervivencia, la solidaridad con las personas que nos rodean, el apoyo humanitario hacia los demás, e incluso el respeto mutuo de opiniones diversas sobre el tema en cuestión.


Estamos frente a una verdadera colisión de derechos, y ante la cual es necesario ponderar entre la obtención de una estrategia que permita acceder a una salud mundial plena o el derecho de unos cuantos a víveres básicos de supervivencia, resulta un tema de suma relevancia, debido a que no solo convergen dos o tres cuestiones básicas, si no que se está hablando de un sinfín de principios controvertidos en el ámbito internacional que se ven vulnerados ante esta pandemia.


Quizá esta pandemia esté provocando la aproximación del ‘kairós’, el momento adecuado, para la renovación, el cambio de percepción de la vida pública y la privada entre los seres humanos y las diferencias clasistas: establecer un criterio y una perspectiva de vida basado en la solidaridad, las relaciones personales, la repartición del trabajo y el tiempo libre, la conciencia de la igualdad básica entre los seres humanos, la conciencia de que el planeta es un todo al que pertenecemos y que bien tratado y cuidado nos da la vida y la salud necesaria para desarrollarnos en cualquier ámbito a nivel personal y profesional.


La ética juega un papel esencial, directa o indirectamente, en los cambios que exige la lucha contra el Covid-19 y en los modos de comportamiento y actitudes involucrados en ellos, de una forma activa o carencial. El estilo de vida materialista, el consumo descontrolado, la economía basada en la explotación, desde el planeta y sus recursos a los individuos y sociedades, todo esto ha sido pausado por la pandemia. Pero también, con un cuidado asombroso, nuestras ‘convicciones’ clasistas de supremacía, de unos individuos sobre sus vecinos han sido desvanecidas por esta contingencia. Las fronteras ya no existen para el virus, aunque existen para todos los humanos.


Podemos concluir que derivado de lo anteriormente comentado, solo queda esperar la respuesta propia de cada sociedad, de cada país unido por una contingencia en común, para que las decisiones tomadas el día de hoy, no contravengan con los planes futuros de un mañana.




64 vistas
  • Facebook icono social
  • Instagram
  • Twitter