¿Es Normal Hacer Nada?

Muchas personas buscan mejorar el lugar en el que viven, en su mayoría

jóvenes con ideales extraordinarios, muchos en plena vida estudiantil, pero

¿dónde quedan las ideas?, hay un enorme limbo enriquecido de proyectos que

no ven la luz, se quedan en las mentes de muchas personas que no

encuentran la manera de hacerlos realidad o simplemente lo ven imposible,

¿sabemos cuál es la pared?


Existen muchas puertas a lo largo del país para poder hacer crecer una idea,

¿qué hay de malo hasta ahora?, la poca visibilidad de esto; la mayoría de las

personas no llega a conocer convocatorias de muchos institutos o del mismo

gobierno sea municipal, estatal o federal; un ejemplo es la poca o mediana

participación en el presupuesto participativo de la CDMX en comparación a los

millones que viven en tal ciudad, no todos saben tan siquiera de su existencia,

y podría ir nombrando un gran número de programas con cierto parecido.


¿Qué pasa?, tanto la difusión de los programas es mala cómo la nula

búsqueda del pensador; respecto a la difusión vemos que falta un buen análisis

social en el que en realidad se sepa llegar a los jóvenes, pues en muchas

ocasiones sólo llega a cierta parte, sin embargo, día a día hay mejora en este

aspecto, hay un crecimiento que sin duda quisiéramos ver que avance más, y

aquí nos encontramos del otro lado, ¿por qué cerrarse las puertas uno mismo?


Tristemente nos encontramos en un país donde la falta de atención médica

mental es cada vez más normal, y a su vez los ataques directos entre

individuos, seguramente han leído algo parecido a “¿por qué los mexicanos

comienzan a criticar a un mexicano cuando crece y obtiene sus logros?” se ha

hecho tan normal atacar al “matadito” del salón, no nos damos cuenta que

aniquilamos grandes futuros, y es por ello otra razón que alimenta el hecho de

que los apoyos o convocatorias no lleguen tan lejos…


Pero no todo es gris, grandes personas en la actualidad se esfuerzan por

alcanzar un cambio real en la sociedad, que por más mínimo que sea provoque

esa diferencia que muchos buscamos, yo pediría que sí conocen alguna

persona con un proyecto en mente en el ámbito que sea, apóyenla, busquen

puertas juntos y logren el objetivo, pues a final de cuentas ese siempre es el

chiste de los proyectos.


Así que, no, no es normal hacer nada, invito a descubrir cuales son esas

paredes que detienen cada vez a más posibilidades de ver un mundo mejor, y

por supuesto, con toda fuerza revolucionaria: ¡DESTRUIRLOS!


28 vistas
  • Facebook icono social
  • Instagram
  • Twitter