Salvar Vidas

Escrito por: L. Gabriela C. Espinosa


Hace días me preguntaron “¿Qué recomendación le darías al presidente de México?”, mi

respuesta fue: “Debido a las circunstancias le pediría que le de más insumos a los médicos”.


He de señalar que una de mis mayores pasiones es la política, lo cual descubrí a temprana edad. Sin embargo, tengo que reconocer que en ocasiones la política debe dejarse de lado, una de esas ocasiones es la que hoy nos atañe debido a la pandemia.


Hoy lo más importante no son los partidos políticos, no sé trata de quien hace más, no

importa quien dona más, no importa si un partido político pone a disposición sus instalaciones para los pacientes. Esto se trata de salvar vidas y a mi punto de vista, eso vale más que cualquier otra cosa.


Actualmente la primera línea de defensa que tenemos sin duda son los médicos ya sean

residentes o titulares porque ellos son los que arriesgan su vida diariamente a cambio de salvar otras vidas, tanto que médicos han muerto, no solo en México si no también en el extranjero.


Hace poco el Instituto Nacional de Ciencias Penales impartió una conferencia interactiva

titulada “El estado de necesidad como excluyente de delito en los médicos que atienden la pandemia”, esa conferencia llamo particularmente mi atención debido a las actuales

circunstancias y la cual planteaba a grandes rasgos que los médicos no están obligados a afrontar la certeza de daño, dicho en otras palabras, cuando de vislumbra la certeza de muerte o de lesión.


El derecho a la vida es un derecho universal, con esto me refiero a que le corresponde a

todo ser humano, es el más importante y valioso de todos porque si no hay vida, no tiene ningún sentido que existan los derechos fundamentales. El derecho a la vida es reconocido y protegido en diferentes tratados internacionales, quizá el más conocido de estos tratados es La Declaración Universal de los Derechos Humanos que en su artículo 3 señala:


“Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona”.


Además, el artículo 5 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicano señala:


“Nadie podrá ser obligado a prestar trabajos personales sin la justa retribución y sin su pleno consentimiento”.


Los artículos antes citados son importantes porque gracias a las redes sociales y a las

noticias sabemos que los médicos no cuentan con suficientes medicamentes, materiales y hasta suficientes medios de protección para protegerse de ser contagiados y que incluso muchos médicos atienden a pacientes con COVID-19 aunque esto signifique ser contagiados, por los mismos medios es sabido de las muertes de los médicos que dan su vida a cambio de salvar otras vidas. En mi caso no me entere de esta situación por redes sociales y noticias, sino por conocidos médicos y familiares de pacientes que han vivido esta situación.


Los médicos son conscientes de la situación que anteriormente manifesté, muchos

podrían excusarse de ejercer su labor en el derecho a la vida y no lo hacen. ¿Por qué a pesar de que pueden hacerlo no lo hacen? La respuesta a esto es muy sencilla y a la vez muy profunda. Los médicos dan su vida por la de otros.


Mi intención no es hacer de los médicos unos mártires, solo planteo una situación que se

vive día con día.


Debido a lo antes mencionado pido de la manera más atenta y respetuosa a las

autoridades y a los partidos políticos que dejen de lado sus diferencias políticas, ideológicas, personales y rencillas para que trabajen juntos para que los médicos tengan todos los materiales que necesitan para trabajar y salvar vidas. Los médicos ya están dando su bien más preciado que es su vida, pero requieren de material para poder ejercer su trabajo y que el dar su vida a cambio de la de otros no sea en vano. Igualmente pido que apoyen económicamente a las investigaciones para el COVID-19 y recuerden que antes que las elecciones del 2021, antes que los votos están las

personas porque desde mi humilde opinión nada es más importante que la vida.


A los partidos políticos le dan vida las personas, que son quienes se afilian, militan y votan, sin estas un partido político no puede existir.


La Teoría del Estado establece que uno de los elementos indispensables para que exista un Estado es la POBLACIÓN (las personas), lo cual es entendible porque un Estado no puede estar formado por piedras, a las cuales no obviamente no pueden gobernar, igualmente que no pueden gobernar muertos.


Autoridades y partidos políticos, México nos requiere unidos, solo así vamos a superar la

pandemia y las crisis políticas y económicas. Nada es más importante que la vida.





172 vistas
  • Facebook icono social
  • Instagram
  • Twitter