¡Si, por igual!

Por: Sheyla Zamudio Beltran / Coordinadora Estatal de Igualdad de Género en la Red Mundial de Jóvenes Políticos Puebla 25 de Marzo de 2020.

Son las 20:00 hrs en Barcelona, España, las personas salen a sus balcones a rendir homenaje a todo el personal sanitario; se escuchan los aplausos, algunos gritos y a lo lejos se logra percatar el estruendo de la pirotecnia de algunos entusiastas, sin duda es un momento emotivo, en tiempos de contingencia estos hombres y mujeres se vuelven nuestra esperanza y la gente está aquí reconociendo a todos por igual… ¡Si, por igual!

A lo largo de la historia hemos observado que actividades como la enfermería se han visto marcadas por los roles de género, donde básicamente la sociedad ha determinado que este tipo de tareas deben de ser desempeñadas por las mujeres, debido a que dentro de las normas de género las ideas respecto a que una mujer posee mayor paciencia, delicadeza e “instinto protector o maternal” las hacen las candidatas perfectas para desempeñar esta labor. Concha Germán Bés autora del libro, Género y Enfermería, hace una afirmación que eriza la piel: “El rol de la enfermera es una continuación profesionalizada del cuidado doméstico". En respuesta, estas normas de género se han vuelto el peor enemigo para el desarrollo de la sociedad.

Supongo que en este momento se preguntarán… ¿Qué son las normas de género? A lo cual, nuestros aliados de ONU Mujeres nos dicen: “Son las ideas de cómo deben ser y actuar los hombres y mujeres. Atributos y características que una sociedad en particular asigna a cada género”. Al tener claro esto, nos damos cuenta que desde temprana edad la normas de genero se hacen presentes y empiezan a interiorizarse en la mente del infante, poco a poco se va creando un ciclo, que lastimosamente radica en un estereotipo de género y en los roles de género, he ahí estas responsabilidades sociales que se asignan a las mujeres y hombres donde ya no sólo se aplican en la vida diaria, sino también nos percatamos que existe una “División sexual (o por genero) del trabajo” donde lamentablemente existen relaciones desiguales. Retomando el caso de la enfermería, podemos notar que la modificación dentro de los roles de género vislumbra según la época o espacio de tiempo en que la sociedad interactúa, evocando totalmente al concepto de género como tal. Hemos visto que dentro de esta profesión han surgido notorias modificaciones, ya no sólo hay enfermeras, también tenemos enfermeros y eso es gracias a lo ya antes mencionado, con el paso del tiempo las sociedades van cambiando y poco a poco los roles de género se van transformando.

Por lo tanto; más que una trasformación se vuelve una evolución que claramente podemos traducir en desarrollo, y nosotros, no sólo como miembros de una red, sino de una comunidad debemos de salvaguardar. Tenemos que reconocer que los hombres y mujeres de hoy, son el factor de cambio en la creación de nuevas relaciones de género, donde el empoderamiento femenino y la concepción de las nuevas masculinidades deben de volverse nuestra bandera, en donde podamos reconocer que esos estereotipos son sólo… ¡Generalizaciones simplistas! Referencias: Germán Bés C. Género y Enferme


ría. Index de Enfermería 2004; 13(46): 07- 08.  Curso: Yo sé de género, 1-2-3. Conceptos básicos de género; Marco internacional para la igualdad de género; y Promoción de la igualdad de género en el sistema de la ONU. De ONU Mujeres.



62 vistas
  • Facebook icono social
  • Instagram
  • Twitter